En ARQUETICA, creemos firmemente en el derecho a poder disfrutar de un envejecimiento saludable, sin barreras de ningún tipo, empezando por las arquitectónicas.

Por eso, cuando una pareja de Terrassa nos pidió ayuda para asegurarse de que en el futuro podrían continuar viviendo de manera autónoma en su hogar y así mantener su estilo de vida, nos pareció un encargo muy estimulante con el que trabajar.

Lucía y Gabriel son un matrimonio de alrededor de setenta años, habituados a llevar un estilo de vida activo. Les encanta vivir cerca del centro porque tienen todo lo que necesitan a su alcance, minimizando así los desplazamientos rodados y la ayuda de terceros, accediendo a todas partes a pie o en transporte público y gozando por tanto, de una gran independencia que valoran mucho. Pueden ir andando sin problema a su centro de salud, al casal, al parque, a la compra o simplemente a disfrutar de la oferta de ocio que ofrece su barrio.

Pero además, llevan viviendo más de 25 años en el mismo barrio y en su vivienda actual, acumulando por tanto una carga sentimental ineludible, habiendo tejido fuertes vínculos, tanto familiares como de amistad.

Su casa está llena de recuerdos y vivencias. Es el lugar donde han crecido sus hijos, donde ahora reciben a sus nietos y donde desean seguir viviendo esta etapa de sus vidas con la misma independencia que las anteriores, salvando las posibles limitaciones físicas de la edad.

Por este motivo contactaron con nosotros. En aquel momento disfrutaban sin problemas de su casa, pero les preocupaba que en un futuro, los varios tramos de escaleras de la vivienda (de cuatro plantas) les pudieran suponer un problema de accesibilidad en el día a día.

ARQUETICA estudió las posibilidades que ofrecía la vivienda y después de diversas propuestas y, teniendo muy en cuenta sus necesidades concretas, les planteamos una solución que contemplaba la implantación de un elevador que salvaba las diferentes plantas de la casa. Así se garantizaba una total libertad de uso de su vivienda preservando su autonomía e independencia.

B  Tras múltiples reuniones de trabajo conjuntas para ir resolviendo detalles y despejando dudas, se aprobó una propuesta final y nos pusimos manos a la obra.

Creímos que la mejor solución, arquitectónicamente hablando, era plantear el elevador en el hueco de la escalera de la vivienda porque, esta posición, era el centro de gravedad de la misma y permitía el acceso a todas las plantas a través de espacios comunes. Aún así, las dimensiones del hueco existente no permitían una implantación directa y tuvimos que ampliarlo, generando un nuevo hueco que pudiera albergar el elevador planteado. Se afectaron estructuralmente todos los forjados que atravesaba y tuvimos que recortarlos y proponer un nuevo sistema de soporte para éstos.

CEl tamaño del hueco también se racionalizó gracias a la estrecha colaboración que mantuvimos con la empresa de ascensores EBYP, que nos permitió diseñar un elemento a medida de la vivienda, consiguiendo un siempre difícil equilibrio entre grado de intervención y cubrimiento de necesidades.

Durante todo el proceso de desarrollo del proyecto de ejecución para la instalación del elevador mantuvimos un estrecho feed-back con Lucía y Gabriel, lo que nos permitió conocer mejor el escenario donde nos movíamos y por tanto poder proponer algunas mejoras que dotarían de mayor confort a su vivienda actual. En este sentido propusimos cambiar las persianas manuales de correa, instaladas por toda la casa, por otras motorizadas, de funcionamiento eléctrico accionadas mediante interruptores.

DLa obra duró aproximadamente unos 2 meses, tiempo durante el cual se procuró interferir lo menos posible en la rutina de Lucía y Gabriel, así como en la de los vecinos de las viviendas adyacentes, a los que siempre mantuvimos informados del progreso de la obra hasta su finalización.

Gracias a este elevador Lucía y Gabriel pueden y podrán seguir viviendo su vida como hasta ahora. Las escaleras ya no supondrán una barrera arquitectónica porque el elevador les permite disfrutar de su vivienda al máximo aprovechando todas sus plantas, así como salir a la calle siempre que lo deseen sin dificultad. Y para nosotros esa es la mayor satisfacción, saber que con pequeñas intervenciones se mejora sustancialmente el confort y la calidad de vida de personas como ellos.

Gracias por confiar en nosotros.